KARATE-DO PASADOS LOS 40, ¿ES POSIBLE?

¿Se puede hacer Karate-do después de cumplir los 40?
Respuesta corta si, respuesta larga depende.

alumno y profesor de karate en escuela dojo kaisho¿soy demasiado mayor para comenzar?… Estas, junto a otras, son las clásicas preguntas que hacen las personas adultas que vienen a visitarnos.

Hacer Karate-do (el camino de la mano vacía) es uno de los mejores medios para reinventarse, la clave del éxito está en saber aplicar y adaptar a los diferentes principios de Karate-do, las propias necesidades de cada persona.

El Karate-do moderno del estilo Shotokai reúne en una sola actividad, grandes aportaciones para las personas que disfrutan de su segunda juventud.

El Karate-do que practicamos en la escuela Dojo Kaisho hará que potencie de manera única cuatro propiedades indispensables para esta etapa de su vida.

La movilidad, la propiocepción, la fuerza o la resistencia a la fuerza y la amplitud de movimiento.

¿Quiere saber cómo?

Continúe leyendo.

MOVILIDAD
1.
er motivo para comenzar Karate-do en el Dojo Kaisho.

metodologia de una clase en dojo kaisho. calentamiento

Si tiene 40 años o más, es común que tenga acostumbrado el cuerpo a las mismas tareas, caminará por lugares similares, cocinará, conducirá y trabajará de la misma manera y con los mismos patrones de movimiento. Día tras día estos patrones serán parte de la rutina de su cuerpo, sean saludables o no. En el caso de las personas deportistas no profesionales, es común practicar directamente desde el principio de especificidad o lo que es lo mismo, entrenar solamente bajo las condiciones concretas que exige una competición o lo que se «autoimponga» en ese momento como sesión de entrenamiento. Es muy común tener está actitud, realizando en muchos casos solo lo que se nos dá mejor hacer en el caso de los deportistas, o hacer lo justo y necesario para terminar una tarea.

El dilema viene tras años de acostumbrar al cuerpo a esas maneras, donde se dejará de tener adaptaciones, generando en los deportistas estancamiento en el resultado del entreno y perdida de funcionalidad en las personas que no lo son. En cualquiera de los dos casos, frases del tipo «ya no tengo 20 años», «¡esto lo hacía yo! pero de joven», justifican el resultado haciendo que la persona vaya conformándose en el tiempo a esos rangos de movilidad, sin saber que con una buena educación psicomotríz puede mejorar.

La actividad de Karate-do Shotokai que realizamos en el Dojo Kaisho educa todos los rangos de la movilidad del cuerpo, (según la articulación) con trabajos individuales y grupales tanto en estático, como en la traslación y rotación del movimiento, por lo tanto, este apartado llega a ser muy saludable y educativo para las personas que superan la «barrera» que antes mencionamos, además el estimulo de fibras nuevas en los iniciados, obtendrán un resultado en menor tiempo, donde disfrutar de uno mismo, tanto los perfiles deportistas y no deportistas, hará rejuvenecer el cuerpo y la forma de pensar.

PROPIOCEPCIÓN
2.º motivo para comenzar Karate-do en el Dojo Kaisho.

tecnica de karate

A partir de cierta edad aspectos como la vista o el oído van perdiendo capacidades informativas para el sistema vestibular, responsable del equilibrio y la estabilidad del cuerpo. En este caso el entreno de la propiocepción es un gran aliado para el mantenimiento de nuestro cuerpo. Educar correctamente esta capacidad con la edad, siempre será mejor que practicarla de manera deliberada o mantenerla en su estado base con trabajos sencillos de equilibrio y estabilidad.

Pero ¿qué es la propiocepción?

Es fácilmente comparada con el equilibrio y la estabilidad del cuerpo, pero aunque tienen cierta relación, son diferentes.

La propiocepción o lo que es lo mismo, es la interpretación que hace nuestro SNC (sistema nervioso central) de la posición y el movimiento del cuerpo en función del espacio en el que se encuentra. ¿Y para que sirve mejorar la propiocepción? Educar adecuadamente esta propiedad nos dá una mayor precisión de respuesta de nuestro movimiento en función de lo que necesitemos o deseemos realizar, por ejemplo requilibrar el cuerpo para evitar chocar con alguien en la calle o en el otro extremo realizar un salto con giro y caer sobre una pierna a la hora de atravesar un río.

Para ello el Karate-do que realizamos en el Dojo Kaisho, educa sistemáticamente el sistema propioceptivo dada la exigencia de respuesta que necesita nuestra actividad, siendo necesaria la educación autodefensiva ante un ataque físico de un oponente real. Además, tener actualizado el buen funcionamiento del sistema propioceptivo, beneficia en las actividades diarias, tales como desplazarse o lanzar y recibir una pelota con la intensidad deseada.

FUERZA O RESISTENCIA A LA FUERZA
3.º motivo para comenzar Karate-do en el Dojo Kaisho.

La sarcopenia o disminución de la pérdida de masa y potencia muscular entre otras perdidas más complejas, se acentúa con el transcurso de los años. El cuerpo sedentario y la edad adquieren una serie de cambios, provocando un aumento del peso graso y una disminución de la masa magra, o lo que es lo mismo, una disminución de la densidad en los órganos internos, los huesos y los músculos. En este caso, mantener un peso corporal acorde a la talla, no es del todo indicativo de salud, sino ausencia de enfermedades, dado que en este caso el tejido graso y el tejido muscular pueden transferirse de uno a otro sin variar el peso corporal, siendo obviamente beneficioso el aumento de tejido muscular. Una vez más como nos referíamos al principio de esta publicación, la clave del éxito está en saber aplicar y adaptar las necesidades de la persona al Karate-do que practicamos junto con los objetivos que quiere conseguir.

¿Y como puede ayudar el Karate-do que practicamos en Dojo Kaisho en el desarrollo de la fuerza? La respuesta es sencilla, con método y reconocimiento de las necesidades de la persona, haciendo uso del propio peso corporal entre otras herramientas y elementos.

El Karate-do que realizamos en la escuela Dojo Kaisho educa la fuerza a través de un entrenamiento funcional único, demostrándose en cuatro claves fundamentales en base a el trabajo de la velocidad de la fuerza (potencia) y de la resistencia a la fuerza.

1ª Clave
Transferencias de conductas motoras a la vida cotidiana.

Esta clave se cumple perfectamente dada la necesidad de usar todo el cuerpo como herramienta para la autodefensa bajo diferentes funciones, tales como golpeo, deslizamiento, conducción y lanzamientos entre otros. Por otra parte el trabajo sobre las diferentes partes del cuerpo, (tronco, cabeza y extremidades) de manera simétrica, proporciona un amplio repertorio de movimientos, compensando los posibles desequilibrios musculares ocasionados por el trabajo, la falta de higiene postural o la sobrecarga física como puede ser al hacer la compra, el cuidado de los hijos o a sobrecarga física de otras actividades.

2ª Clave
Funcionalidad

Esta segunda clave es nuestro primer principio técnico, «si es efectivo es valido, si no lo es hay que seguir estudiando el cuerpo» . La educación técnica marcial que desarrolla el Karate-do estilo Shotokai y la cual desarrollamos en el Dojo Kaisho, se basa en este principio como evaluación sobre el movimiento.

De esta manera el trabajo global sobre la musculatura excluye el aislamiento muscular, tratando el cuerpo como un conjunto y no como una mano o un pie, siendo solamente estas partes el punto más común por donde transmitir toda la fuerza o la energía de nuestro movimiento.

3ª Clave
Libertad de movimiento

La tercera clave se ve influenciada tras el aprendizaje que se adquiere con los años. Una vez educado el movimiento, el cuerpo pasa a actuar sin pensar, expresando lo que no se puede hacer con palabras y moviendose en libertad sin tener que ser procesado por la mente.

4ª Clave
Protagonismo de la musculatura estabilizadora

La cuarta clave que cumplimos es un punto de estudio para nuestra actividad, tener un buen control de esta parte del cuerpo es necesario para la transferencia de energía entre las diferentes partes del cuerpo a la vez que sumatoria para una ejecución eficiente de los diferentes gestos técnicos, abarcando desde la cintura pélvica hasta la cintura escapular o en otras palabras las extremidades inferiores e superiores.

AMPLITUD DE MOVIMIENTO
4.º motivo para comenzar Karate-do en el Dojo Kaisho

antonio orta posicion de karate dojo kaisho

Con los años no es una revelación decir que está cualidad se va mermando, donde la pregunta habitual llega a recaer en las siguientes cuestiones.

¿Ser flexible o ser elástico? ¿en que me ayuda?

La flexibilidad y la elasticidad son dos cualidades del cuerpo distintas, en la que ser flexible implica elongar una parte del cuerpo, por ejemplo, elevar el brazo por encima de la cabeza para cojer un objeto que casi no alcanzamos, y ser elástico es cuando ese objeto se cae, lo acompañamos en su caída, lo cojemos y volvemos a nuestra posición natural sin riesgo de partirnos en dos.

Se tiene el concepto de que la flexibilidad (levantar la el brazo en línea con nuestra cabeza) o la elasticidad (acompañar ese objeto y recuperar nuestra posición natural) es una cualidad limitada en el tiempo o solo para niños que están aún en fase de crecimiento y de no haberlo trabajado no se vuelve a recuperar al cumplir años y mucho menos si ya superas los 40.

En el Dojo Kaisho pensamos que esta cualidad puede mejorarse a cualquier edad y debe de acompañar al cuerpo durante toda una vida. Esta cualidad no solo se limita a la elevación de piernas, sino también a otras partes del cuerpo y funcionalidades del día a día como hemos explicado un poco más arriba, transfiriéndose a otras partes del cuerpo como el torso en extensión y rotación o a la extensión de los dedos entre otras partes.

El Karate-do que practicamos en el Dojo Kaisho educa con la metodología japonesas y desde las ciencias del deporte esta cualidad. Conocer la amplitud de movimiento, y los propios factores estructurales, (grupos musculares tónicos o fásicos, grado de rigidez y extensión) que cada persona posee, al igual que saber que factores mecánicos deben desarrollarse y cuáles no. Este es uno de los grandes motivos para hacer Karate-do en el Dojo Kaisho, siendo una herramienta donde mejorar la calidad de vida y un seguro añadido en la prevención de lesiones, tanto para personas que quieran comenzar un nuevo capitulo de su vida como personas más activas.

Si ha llegado hasta aquí, habrá comprobado las posibilidades que tiene de aprendizaje y mejora nuestra actividad para su edad, ya que tener una buena forma física tras cumplir años o comenzar Karate-do no es cuestión juventud o vejez, sino de actitud, mantenimiento y descubrir la pregunta que hace el titulo de esta publicación, Karate-do después de los 40. ¿es posible?

Si le ha gustado esta publicación, le agradecemos que la comparta con alguien que le pueda beneficiar y le estaremos muy agradecidos de recibir su visita en nuestro lugar de practica habitual, gracias por su tiempo y dedicación.

Le esperamos en nuestra siguiente publicación.